Una pista sobre mi próxima novela

-

Lo peor que podemos hacer los escritores es contar de qué va la novela que estamos escribiendo: crea expectativas que después, de alguna retorcida forma, terminan contagiando la propia escritura, y normalmente no para bien. Eso por no hablar de las veces en que, por lo que sea, el libro no prospera y hay que aparcarlo. Así que lo mejor es mantener la boca cerrada. Pero cuesta, no sábeis lo que cuesta. Una nueva historia te atrapa, te devora por dentro, te absorbe y te obsesiona, te despiertas con ella, te acompaña durante todo el día y te duermes con ella. Así que deseas hablar de ella a todas horas, leerle a la persona más cercana el último párrafo, el último capítulo, y esperar a ver qué te dice, si va todo bien, si también le atrapa.

Devesa de Rogueira. Foto de Pío García

Pero no se puede, así que voy a ser un poco bicho. No os voy a decir de qué va, pero os voy a dar una pista. Una pista curiosa, además, porque es una demostración en vivo y en directo de la forma en que la realidad y la ficción se contaminan mutuamente. En este caso se trata de un hecho real que viví en riguroso directo y que, sin esperármelo, se me ha colado en la escritura. ¿Quieres saber de qué hablo? Pues solo tienes que darle al «Leer más», ver lo que sigue y ponerte a imaginar...

     

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¿COMPARTES?

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.